3.3. ORGANIZACIÓN


Consideramos que tenemos la experiencia, recursos y apoyos necesarios para el impulso de participación estudiantil en nuestra facultad o campus. Por ello el resultado del “participatest” nos trae hasta esta modalidad de intervención dentro de la presente campaña. También podemos llegar a este momento después de haber desarrollado las anteriores etapas, en ese caso seguro que estamos familiarizadas con la lógica de trabajo. En uno u otro caso es un enorme reto, pero esperamos que el incremento de la participación sea una realidad después de nuestra acción colectiva.

De nuevo, tenemos que poner el acento en las características de quiénes impulsan esta campaña: pueden ser personas estudiantes elegidas para el consejo de Alumnos/as de una facultad, representantes de ciclo o aula, o por el contrario, entidades estudiantiles o juveniles que intervienen en el mundo universitario.

Una de las principales características de este tipo de intervención, es que trabajaremos alrededor de la propia participación como temática principal y los mecanismos formales e informales de participación de las personas estudiantes como eje común del proceso.

Los objetivos globales que pretendemos alcanzar en este proceso de intervención son:


• Definir cauces y estructuras para poder participar de la toma de decisiones relativas a los asuntos más relevantes de la vida del campus o facultad de manera permanente.

• Generar espacios participativos vivos a través de los cuales el alumnado participe, de forma cotidiana, en la toma de decisiones de su entorno educativo.

• Dinamizar los espacios de participación y entidades estudiantiles en el contexto de un campus o facultad.


No olvidaremos revisar el Mapa Estelar en el que encontramos pistas interesantes para el trabajo colectivo.

El tiempo aproximado para el desarrollo de esta propuesta de intervención es de aproximadamente un curso escolar (entre 6 y 9 meses).

No debemos olvidar que la opción que vayamos a desarrollar conviene completar las siguientes fases:

NOTA PARA NO OLVIDAR:

Existen dos cuestiones que son muy importantes que formen parte de nuestro tema en todas las etapas del itinerario:

1. En la medida que la temática afecta a la vida de mujeres y hombres, es imprescindible introducir en nuestra exploración una mirada feminista para asegurar que nuestro proceso avanza en la eliminación de las discriminaciones y el logro de la equidad, independientemente de nuestro sexo-género, origen geográfico, etc…

2. De manera similar, en la medida que el tema afecta a las condiciones de vida y al uso que hacemos y promovemos de los recursos, también es necesario contemplar desde el inicio una visión crítica, responsable y constructiva atendiendo a criterios de sostenibilidad.

HUH?!! Para saber a qué nos referimos consulta la Guía Metodológica


Nos preparamos para realizar una campaña específica de fomento de la participación, de manera que el primer paso no es tanto seleccionar la temática, sino realizar un diagnóstico general de la participación de las persona estudiantes en nuestro campus o facultad. Nos puede ayudar, en el caso de que existan, algunos estudios, estadísticas o datos al respecto, así que el primer paso consiste en realizar una cierta recogida y sistematización de los datos que nos acerquen a nuestra propia realidad.

Si el impulso de la presente campaña lo realizamos desde una entidad estudiantil, grupo o colectivo en el que tenemos un claro centro de interés -ecología, feminismos, deporte...etc.- podemos elegir el marco de intervención: la participación en general o la participación general sobre nuestra propia temática, por ejemplo: el grado de participación de las mujeres en la facultad si somos un colectivo feminista. Si la iniciativa parte desde la Delegación de Alumnos/as, abordaremos la participación centrada en la dinamización de los mecanismos formales e informales que existen o se pueden crear en nuestro contexto. Con independencia del marco desde el que se actúa, el objeto es la participación de las personas estudiantes. Es imprescindible antes de iniciar la campaña revisar la Guía Enlace).

Por otro lado, un elemento determinante es la composición de nuestro grupo promotor, o lo que llamaremos equipo de participación, pues podemos ser parte de un mismo colectivo, o lo que nos parece más interesante, ser personas con distintos perfiles (entidades, asociaciones, representantes de alumnado...etc.), que nos configuramos como equipo para promover la campaña.

Teniendo en cuenta las condiciones desde la que partimos, de la composición del grupo promotor de la campaña, nos preguntamos:

- El primer paso de la campaña sería…

a) Ponemos en marcha la campaña con actividades adecuadas a las características de nuestra realidad. Click aquí

b) Abrimos una etapa en la que realizar un diagnóstico colectivo de la situación de la participación estudiantil en nuestro contexto.
Abordaje de la temática.




 . . .





Relación


Así en este momento nos planteamos los siguientes objetivos:

- Realizar un primer diagnóstico de la participación y del funcionamiento de los diversos espacios existentes en el campus o facultad.

- Definir el papel de las organizaciones de estudiantes en el fomento de la participación.

- Levantar un debate sobre el protagonismo de las personas estudiantes en la gestión de la vida universitaria.

Para conseguirlos os proponemos varias opciones:

A) Plantearnos con más calma la configuración del equipo promotor antes de seguir adelante. Nos damos una vuelta y echamos un vistazo al Mapa Estelar y revisamos si los contenidos que se aportan pueden responder a nuestras necesidades, para después volver aquí.

B) Decidir el tema del que todo el mundo habla por la facultad y montar una actividad desde el grupo promotor.
      Click aquí

C) Impulsar un sondeo entre las personas estudiantes para valorar colectivamente qué piensan y/o saben sobre la participación estudiantil, así como qué elementos serían interesantes abordar.

Si has elegido esta última opción, te recomendamos las siguientes actividades de nuestra mochila:
      103. Encuestas.
      105. Jornadas.
      97. Paneles.
      104. Sondeos on-line.
      111. Ventajas – Inconvenientes.
      93. Mapeo de la participación.

Una vez desarrolladas estas actividades, es muy posible que tengamos un primer acercamiento a la realidad e la participación en nuestro contexto. Si tenemos alguna duda sobre los contenidos que estamos abordando, podemos visitar la Guía donde encontraremos orientaciones interesantes alrededor de la participación juvenil, de lo que consideramos participación y lo que no...etc.

Ahora damos el siguiente paso Mi/Nuestra realción con el tema




 . . .





Relación


Ahora que tenemos un cierta foto de la situación de la participación estudiantil en nuestro campus o facultad, llega la hora de relacionar los datos con las percepciones y análisis que podamos hacer de forma colectiva.

En este caso no se trata tanto de construir cómo es la realidad, sino cómo percibimos la realidad, qué elementos creemos que favorecen o dificultan la participación, en definitiva, sacar conclusiones desde las propias personas estudiantes para, en común y con ellas, definir medidas más adelante.

Para ello nos planteamos los siguientes objetivos:

- Construir colectivamente conclusiones sobre las condiciones de la participación estudiantil y los factores que intervienen para su promoción.

- Implicar al máximo de actores universitarios en el debate sobre la participación estudiantil.

En este paso, nos planteamos tres alternativas:

A) Poner en marcha directamente algunas de estas actividades de nuestra mochila:
      118. Grupos de discusión.
      119. Técnica de los móviles.

B) Realizar una reunión en la Delegación de Alumnos/as para elevar una propuesta al Claustro de la universidad.
      Click aquí

C) Si nos encontramos con dificultades internas en el interior del equipo promotor de la campaña, podemos visitar el Mapa Estelar y sobre todo, compartir las situaciones en la comunidad de práctica en http://moodle.cje.org

Es importante que las conclusiones a las que lleguemos en el desarrollo de esta fase, se puedan difundir al máximo entre el conjunto de actores sociales de comunidad universitaria, pues si bien el protagonismo debe ser del alumnado, podemos encontrar a muchas personas aliadas que, conociendo de primera mano los argumentos que se ponen en juego, pueden decidir apoyar al equipo promotor de la campaña.

Por otro lado, es clave comprobar si hemos cumplido con los objetivos de esta etapa, para no cerrarla en falso, sino muy al contrario, dedicarle el tiempo y esfuerzo necesario, pues su buena cumplimentación orientará de forma decidida el conjunto del proceso.




 . . .





Elaboración


Con un claro diagnóstico de la realidad, estamos en condiciones de abrir la etapa creativa, la fase donde intentar generar ideas y propuestas que den respuesta a las necesidades que hemos detectado y que pueden convertirse en un proyecto de dinamización de la participación estudiantil.

Es claro que si hemos estado en contacto con muchas personas en las etapas anteriores, si hemos dado difusión suficiente a las conclusiones y análisis realizado sobre la participación, de cara a generar nuevas ideas, podemos implicar a todas las personas y actores sociales para preguntarles qué propondrían.

En esta etapa los objetivos son:
- Proponer acciones e iniciativas que definan modelos de organización y toma de decisiones inclusivos, horizontales y participados.
- Implicar al mayor número de personas y agentes de la comunidad educativa en la tarea de imaginar los espacios y mecanismos de participación de estudiantes.

¿Qué se nos ocurre para conseguirlo?

A) Llamar a personas expertas en ese tema y pedirles que digan qué hacer.
      Click aquí

B) Poner en marcha una combinación de actividades de creatividad de nuestra mochila:
      98. Espacio Abierto.
      38. Murales de libre expresión.
      106. Talleres de generación de ideas.
      113. Concursos cooperativos de ideas.

En esta etapa de generación de ideas, es conveniente que nos entre tanto a la valoración de la viabilidad, sino que podamos expresar a tope nuestra creatividad. En relación con las actividades, combinaremos algunas de ellas, pues no todas las personas está en las mismas condiciones para la participación, ni están familiarizadas con una misma disciplina. En la variedad está el gusto.

La utilización de las redes sociales, de los recursos tecnológicos son muy importantes en este tipo de procesos y en concreto en esta etapa, pero como decíamos con anterioridad, debemos combinarlos con acciones concretas presenciales.




 . . .





Elaboración


La campaña de participación estudiantil llega a un momento clave: desarrollar un diseño de acción para incrementar el protagonismo de las personas estudiantes. Esta fase de planificación vuelve a ser en sí misma, una oportunidad para que todas las personas con quienes venimos entrando en contacto desde el equipo promotor, se puedan comprometer con tareas y funciones concretas, elevando un poco más su nivel de participación.

Definimos la planificación como el recorrido desde una situación actual a otra deseable teniendo en cuenta los recursos, los métodos y el tiempo. Son éstos los elementos que vamos a manejar, que vamos a poner en juego para conseguir una herramienta de coordinación de todos los esfuerzos por incrementar la participación real.

También es un momento clave para nuestro equipo promotor, pues en esta fase deben darse las condiciones de cohesión interna necesarias para que el proyecto final sea obra de todos sus componente y suponga una motivación a la hora de querer llevarlo a cabo.

Una de las características de este espacio, respecto a procesos anteriores, es que deben quedar muy definidos los diferentes espacios de decisión y participación estudiantiles, en donde realizaremos actividades para su dinamización.

Los objetivos que nos planteamos en esta etapa son:

- Desarrollar un plan de acción para el fomento de la participación de estudiantes en los espacios de toma de decisiones.
- Aprender a definir aspectos importantes en cuanto a la organización y la toma de decisiones.

Para conseguirlo podemos...

A) Que las personas elegidas en la Delegación de Alumnado se encarguen de definirlo.
      Click aquí

B) Revisar las condiciones de nuestro grupo promotor, porque notamos que no existe el grado de cohesión suficiente o de consenso en cuanto a las ideas a desarrollar.
Nos dirigimos al mapa estelar, donde podemos encontrar recomendaciones de interés ¡¡No se os olvide volver por aquí!!

C) Impulsar actividades de nuestra mochila como...
      114. Taller de diseño de proyectos.
      115. Taller de marco lógico.
      120. Café del mundo.




 . . .





Gestión


Para llevar a la práctica nuestro proyecto, es imprescindible entenderlo como una oportunidad de aprendizaje, como un instrumento para la mejora de la participación, pero desde la incorporación de las competencias necesarias para la acción colectiva.

Los objetivos que nos planteamos para esta etapa son:

- Impulsar la comunicación permanente entre estudiantes en general, entidades y aquellas personas que forman parte de los diversos espacios de participación.
- Aprender a dinamizar espacios de participación: circulación de la información, moderación de debates, maneras de decidir, negociación, acuerdos...etc.

Para ello os proponemos...

A) Encargar a un grupo de personas que se encarguen de la dinamización de los diferentes espacios de participación.
      Click aquí

B) Utilizar algunos recursos para la gestión participada de proyectos como:
      109. Matriz de gestión.
      80. Reparto de tareas.

Pistas sobre el trabajo en equipo en el mapa estelar.

Durante esta etapa de ejecución y en función del diseño de proyecto que hayamos consensuado, debemos tener claros cuáles han sido los obstáculos a los que nos hemos enfrentado, pues en muchas ocasiones nuestra intervención para modificar dinámicas autoritarias o de delegación, se encuentran con resistencias. Así puede ayudar llevar un cuaderno de campo (Enlace a actividad 112) o generar iniciativas de transparencia como publicar en un blog el cuaderno de campo, difundir por redes sociales actas de reuniones...etc.




 . . .





Evaluación


En esta ocasión, realizaremos una evaluación dependiendo de si hemos llegado a esta etapa directamente desde el “participa-test” o sin por el contrario, estamos dinamizando los espacio de participación de la universidad como fruto de haber realizado antes proyectos de acción transformadora.

En el primer caso, situamos la mirada en los cambios producidos desde la situación inicial a la actual, cuáles han sido las mejoras en términos de participación que hemos experimentado y qué aspectos de los niveles de participación se han venido modificando.

En el caso de que hayamos llegado a este tercer itinerario después de haber desarrollado un proyecto de acción transformadora -itinerario 2-, el punto de partida elegido será el inicial desde que nos sumamos a la campaña, pues de esa forma podremos obtener una visión del conjunto de nuestras actuaciones.

Tanto en un caso como en otro tendremos que comprobar:
- Si hemos conseguido nuestros objetivos de aumento de participación y en qué grado.
- Qué aspectos de motivación, formación y organización se han fortalecido y cuáles todavían habría que consolidar.
- Cómo ha sido el proceso, qué debemos mejorar y aprender de lo vivido.
- Cuál es la valoración respecto a la implicación de otros agentes de la comunidad universitaria.
- Qué conclusiones sacamos de cara al futuro.


Por tanto, en este momento de evaluación los objetivos son:
- Adquirir habilidades para la evaluación y seguimiento de órganos de participación.
- Adecuar los espacios de participación a la realidad y necesidades de la comunidad universitaria.
- Valorar el grado de participación de los diferentes espacios respecto a la situación de partida.

Tenemos dos opciones para ello:


A) Encargarle un cuestionario de satisfacción a un grupo experto en encuestas.
      
Click aquí

B) Desarrollar desde nuestro propio grupo actividades de nuestra mochila como:
      110. Termómetro.
      31. Diana.
      116. Sesiones evaluativas.
      59. Cuestionarios.
      112. Diarios de campo.


Una vez que hayamos evaluado este proceso, es el momento de celebrar los logros, de darnos la enhorabuena por el trabajo realizado, para después tomar nota de lo que tenemos que mejorar y e incorporarlo para una nueva etapa en el curso siguiente, donde reiniciaremos el proceso de en una etapa.


¡¡Enhorabuena y a seguir en la tarea!!