3.2 ACCIÓN TRANSFORMADORA


Nos alegramos mucho de que contéis con las condiciones necesaria para abordar este itinerario. Nos centraremos en la puesta en marcha de un proyector de carácter transformador y participativo. Por ello entendemos que la temática y los cambios a producir son decididos directamente por las personas estudiantes de nuestro campus o facultad y donde ponemos en marcha un conjunto de acciones, que nos permitirán protagonizar cambios concretos.

Para impulsar este proyecto/s de acción transformadora, es imprescindible partir de las experiencias anteriores y de la situación actual de la entidad estudiantil o Delegación de alumnado desde la que estáis impulsando la campaña. Esto significa que existe un momento “0”, donde el núcleo u grupo promotor de la campaña -cuyo perfil y composición debéis definir- debe realizar un autodiagnóstico básico, complementario al “participatest” que habéis cumplimentado. Para ello os presentamos las siguientes preguntas a responder colectivamente:

- ¿Qué hemos aprendido de anteriores experiencias y proyectos?
- ¿Cuáles son las claves iniciales para poner en marcha un proyecto en nuestro contexto?
- ¿Cómo sentimos que ha evolucionado la participación?
- ¿Quiénes deberían formar parte de un grupo promotor de un proyecto participativo?
- Otras que nos hagan aterrizar...

No olvidaremos revisar el Mapa Estelar en el que encontramos pistas interesantes para el trabajo colectivo. La idea es tener un cierto diagnóstico de partida, de cara a la realización de la campaña en nuestro campus o facultad, donde en términos generales, los objetivos que nos planteamos conseguir son:


• Desarrollar un proyecto participado alrededor de algunos de los centros de interés de estudiantes, con especial relevancia en la vida cotidiana del campus o facultad.

• Generar espacios de participación flexibles vinculados al desarrollo de proyectos colectivos.

• Promover la autonomía y la capacidad de auto organización grupal de estudiantes de un campus o facultad.

El tiempo aproximado para el desarrollo de esta propuesta de intervención es de aproximadamente un curso escolar (entre 6 y 9 meses).

No debemos olvidar que la opción que vayamos a desarrollar conviene completar las siguientes fases:

NOTA PARA NO OLVIDAR:

Existen dos cuestiones que son muy importantes que formen parte de nuestro tema en todas las etapas del itinerario:

1. En la medida que la temática afecta a la vida de mujeres y hombres, es imprescindible introducir en nuestra exploración una mirada feminista para asegurar que nuestro proceso avanza en la eliminación de las discriminaciones y el logro de la equidad, independientemente de nuestro sexo-género, origen geográfico, etc…

2. De manera similar, en la medida que el tema afecta a las condiciones de vida y al uso que hacemos y promovemos de los recursos, también es necesario contemplar desde el inicio una visión crítica, responsable y constructiva atendiendo a criterios de sostenibilidad lo mismo que en el uno.

HUH?!! los signos de exclamaciuón e interrogación deben ir al principio y final Para saber a qué nos referimos consulta la Guía Metodológica.


El primer paso que vamos dar nos lleva a la elección de una temática, de una situación o problema al que queremos hacer frente. Es muy diferente si el impulso de la presente campaña lo realizamos desde una entidad estudiantil, grupo o colectivo en el que tenemos un claro centro de interés -ecología, feminismos, deporte...etc.- a si impulsáis esta intervención desde la Delegación de Alumnos/as, donde se pueden poner en marcha iniciativas más globales o centradas en el día a día del funcionamiento de la universidad.

Teniendo en cuenta las condiciones desde la que partimos, de la composición del grupo promotor de la campaña, damos un primer paso colectivo -la campaña o es colectiva o no será- alrededor de estas preguntas:


- El primer paso de la campaña sería…

a) Decidir un tema que nos interese y controlemos, para hacer una actividad estrella.
      Click aquí

b) Abrimos una etapa en la que sondear intereses entre la población estudiantil de nuestro campus o facultad. Abordaje de la temática




 . . .





Temática


Con independencia de que la campaña la estemos impulsando en nuestro grupo promotor y donde ya tengamos un tema o eje de trabajo muy definido (solidaridad internacional, feminismos, derechos humanos, ecología...etc.) o no, que seamos mayoritariamente representantes estudiantiles, tanto en un caso como en otro, debemos poner en marcha un proceso de diagnóstico de la realidad que posibilite dar los siguientes pasos con garantías de abrir espacios diversos y alternativos a la participación.

En este momento de Abordaje de la Temática, nos planteamos los siguientes objetivos:

- Establecer un análisis de la realidad que incorpore a diferentes actores de la comunidad universitaria.
- Generar un debate sobre las necesidades de las personas que forman parte de un campus o facultad y conocer las propuestas e iniciativas de las entidades estudiantiles.
- Decidir un tema sobre el que desarrollar un proyecto colectivo.

Para conseguirlos os proponemos varias opciones de actividades:


A) Plantearnos con más calma la configuración del grupo promotor antes de seguir adelante. Nos damos una vuelta y echamos un vistazo al Mapa Estelar y revisamos si los contenidos que se aportan pueden responder a nuestras necesidades, para después volver aquí.


B) Decidir el tema del que todo el mundo habla por la facultad y montar una actividad desde el grupo promotor.
      Click aquí

C) Impulsar un sondeo entre las personas estudiantes para valorar colectivamente qué aspectos despiertan el interés, o en su caso, qué elementos de nuestro campo temático sería interesante abordar.

Si has elegido esta última opción, te recomendamos las siguientes actividades de nuestra mochila:
      103. Encuestas.
      105. Jornadas.
      102. Paneles.
      104. Sondeos on-line.
      111. Ventajas – Inconvenientes.


Es muy importante recorrer el proceso donde en primer lugar tenemos informaciones, que se convierten en opiniones y tendencias de interés en nuestro contexto universitario, para después traducirlas a propuestas que podemos priorizar y tomar la decisión de realizar un proyecto que responda a las mismas. Cuando esto haya sido así, pasamos a nuestra relación con la temática.




 . . .





Relación


Hemos decidido una temática, un problema o necesidad detectada en nuestra facultad o campus y que responde a una mayoría del mismo, o al menos tenemos la intención que así sea. El siguiente paso es establecer las relaciones entre estos aspectos y el conjunto de la población a la que nos dirigimos.

Para ello nos planteamos los siguientes objetivos:

- Profundizar en un diagnóstico participado del aspecto a trabajar.
- Desarrollar habilidades para abordar problemáticas que incorporen a más agentes tanto en las causas-consecuencias como en posibles propuestas.

Nos planteamos las siguientes opciones:

A) Poner en marcha directamente algunas de estas actividades de nuestra mochila:
      103. Encuestas.
      102. Paneles.
      104. Sondeos on-line.
      112. Elaboración de productos audiovisuales.

B) Realizar una reunión en la Delegación de Alumnos/as para elevar una propuesta al Claustro de la universidad.
      Click aquí

En esta fase hemos conocido en profundidad el tema, hemos vinculado aspectos de nuestra vida cotidiana y sobre todo, hemos implicado a otros actores de la comunidad universitaria. En definitiva, hemos creado un debate y condiciones para actuar, hemos provocado que existan muchas personas vinculadas a nuestro grupo. Si hemos logrado esto, es hora de construir colectivamente una respuesta.




 . . .





Elaboración


En los pasos anteriores hemos realizado un diagnóstico claro de la realidad, pero sobre todo hemos implicado a un gran número de personas en ello. Es evidente que hemos despertado una sensibilidad, pero no nos conformamos solo con ello, sino que queremos responder por nosotras mismas mediante propuestas y proyectos. En esta etapa de intervención, vamos a intentar generar ideas compartidas para responder a nuestras propias necesidades.

Por ello, nos proponemos:

- Incorporar a otros actores de la comunidad universitaria en la elaboración de propuestas.

- Desarrollar capacidades, habilidades personales y grupales para la comunicación, así como para la toma de decisiones.

¿Qué se nos ocurre para conseguirlo?

A) Llamar a personas expertas en ese tema y pedirles que digan qué hacer.
      Click aquí

B) Poner en marcha una combinación de actividades de creatividad de nuestra mochila:
      38. Murales de libre expresión.
      106. Talleres de generación de ideas.
      113. Concursos cooperativos de ideas.

C) Hemos trabajado duro en el anterior paso y toca hacer una “parada técnica”.
En este caso nos dirigimos al Mapa Estelar, donde podemos encontrar recomendaciones de interés ¡¡No se os olvide volver por aquí!!




 . . .





Planificación


Después de haber propuesto diferentes alternativas e ideas al tema o necesidad que queremos cubrir, llegamos al momento de definir nuestra hoja de ruta colectiva. La planificación de un proyecto se traduce en un documento que todas las personas implicadas podamos revisar y evaluar de forma continua; supone la principal herramienta para la acción colectiva.

En nuestra campaña, debemos observar una atención especial a la implicación del mayor número de estudiantes en su desarrollo, por ello la planificación, que no es más que el recorrido desde una situación actual a otra deseable teniendo en cuenta los recursos, los métodos y el tiempo, requiere de la suficiente claridad para que muchas personas puedan compartir el proyecto de acción transformadora.

Los objetivos que nos planteamos en esta etapa son:

- Poner en marcha un proceso de planificación participativa alrededor del aspecto o tema a abordar con el conjunto de la comunidad universitaria.
- Desplegar fórmulas colaborativas para organizarse, comunicarse y trabajar en grupo y con otras.

Para conseguirlo podemos...

A) Que las personas elegidas en la Delegación de Alumnado se encarguen de definirlo.
      Click aquí

B) Revisar las condiciones de nuestro grupo promotor, porque notamos que no existe el grado de cohesión suficiente o de consenso en cuanto a las ideas a desarrollar. Nos dirigimos al Mapa Estelar (Enlace), donde podemos encontrar recomendaciones de interés ¡¡No se os olvide volver por aquí!!

C) Impulsar actividades de nuestra mochila como...
      114. Taller de diseño de proyectos.
      115. Enfoque del marco lógico.




 . . .





Gestión


Ahora llega el momento de llevar a la práctica nuestro proyecto. No debemos olvidar que la fase de planificación nos ha servido para cohesionar mucho más a nuestro equipo promotor, incluyendo además a más personas mediante los talleres, de manera que lo importante es que disfrutemos de este momento para la que tanto nos hemos preparado.

Los objetivos que nos planteamos para esta etapa son:

- Desarrollar habilidades para la colaboración y cooperación entre sí y con otros actores de la comunidad universitaria.
- Descubrir estrategias y recursos para comunicar, motivar e implicar a personas ajenas a las entidades estudiantiles promotoras.


Para ello os proponemos...

A) Encargar a un grupo de personas que se encarguen de las actividades.
      Click aquí

B) Utilizar algunos recursos para la gestión participada de proyectos como:
      109. Matriz de gestión.
      80. Reparto de tareas.

Técnicas y herramientas para el trabajo en equipo. Ver Mapa Estelar

Ahora que tenemos una experiencia potente, que ha implicado al conjunto de la comunidad universitaria, donde el alumnado hemos tenido un papel importante, protagonista en todo lo que se ha llevado a la práctica, llega la hora de traducir todo ello en aprendizaje. Y para ello os proponemos un paso, que si bien ahora cobra mucha más importancia, es esencial tener en cuenta en todo el proceso: la evaluación




 . . .





Evaluación


Llega el momento de evaluar nuestro proyecto, donde fundamentalmente tendremos que comprobar:

- Si hemos conseguido nuestros objetivos y qué cambios se han producido.
- Cómo ha sido el proceso, qué debemos mejorar y aprender de lo vivido.
- Cómo ha sido la participación de las personas estudiantes en el conjunto del proyecto.
- Cuál es la valoración respecto a la implicación de otros agentes de la comunidad universitaria.
- Otros aspectos más concretos en función del tema o necesidad abordada.


No podemos perder de vista que en este paso queremos...
- Desarrollar habilidades para incorporar aprendizajes para la participación (experiencia y conocimientos) desde la reflexión sobre la acción colectiva, incorporando diversas visiones.
- Recoger el grado de satisfacción del grupo y su motivación para continuar con experiencias similares en el futuro.
- Valorar el impacto generado con el desarrollo del proyecto.

Tenemos dos opciones para ello:

A) Encargarle un cuestionario de satisfacción a un grupo experto en encuestas.
      Click aquí

B) Desarrollar desde nuestro propio grupo actividades de nuestra mochila como:
      110. Termómetro.
      31. Diana.
      116. Sesiones evaluativas.
      59. Cuestionario de Evaluación.
      117. Diarios de campo.

Después de esta evaluación, hemos llevado a la práctica todo un proceso de protagonismo estudiantil para transformar la realidad. Son muchos los aprendizajes que se derivan de ello, pero con independencia de los resultados, debemos celebrar los logros y llegar hasta aquí tenemos el convencimiento que lo es. La celebración es también parte del proceso.

Ahora toca preguntarnos por los siguientes pasos:
- ¿Continuamos con este proyecto introduciendo las modificaciones pertinentes?
      ¡¡Adelante!! Pero revisamos este mismo esquema de trabajo para no caer en incoherencias, así como el conjunto del Mapa Estelar.


- ¿Desarrollamos otro proceso como el actual explorando nuevos temas?
      ¡¡Porqué no!! Vuelve al inicio de este proceso y recorre las distintas etapas con la ventaja de la experiencia acumulada.


- ¿Queremos abordar un proceso donde el tema sea de forma explícita la propia participación estudiantil?.
      Continua con el itinerario de Organización.